El equipo de Cáritas hace piña en torno al obispo Zornoza

ANTONIO M. DE LA VEGA / LA VOZ DE CÁDIZ

INICIO

  • Los voluntarios hacen un llamamiento a la opinión pública gaditana para redoblar el esfuerzo con las víctimas de la desigualdad y la injusticia social

Las aguas vuelven a su cauce en Cáritas Diocesana de Cádiz y Ceuta y tras unos días bastante convulsos, con destituciones, comunicados cruzados, posturas a favor y en contra de la gestión del Obispado en torno a la institución, el equipo humano de Cáritas está empeñado en hacer borrón y cuenta nueva.

Es complicado que las duras acusaciones acerca del intento de la cúpula diocesana de usar dinero de Cáritas para otras cuestiones de la Iglesia, vertidas por el exdirector del colectivo a través de unas cartas dirigidas a los voluntarios del mismo tras su destitución, se puedan solventar sin dejar secuelas. Pero el equipo directivo de Cáritas está por la labor y, por encima de todo, está decidido a velar por el buen nombre de la institución. Así, los miembros de dicho equipo han emitido un comunicado en el que exponen, en primer lugar, su «sincero reconocimiento» a la labor del exdirector, Juan Luis Torrejón Vargas, pero al mismo tiempo defienden la labor del que fue centro de sus feroces críticas, el obispo Rafael Zornoza Boy. En ese sentido, quieren dejar claro que «la dirección e inspiración pastoral de este servicio corresponde, en cada Diócesis, a su obispo, quien coordina, en colaboración con los miembros de Cáritas Diocesana, las líneas estratégicas de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Somos testigos, en este sentido, del espíritu de responsabilidad, mutua confianza y fraternidad con el que el señor obispo de Cádiz y Ceuta, monseñor Rafael Zornoza Boy, lleva a cabo este acompañamiento».

Desde Cáritas se invita a cualquiera que esté interesado en conocer todos los detalles sobre el relevo en la dirección del colectivo a ponerse en contacto con la institución «para disipar cualquier duda sobre la limpia trayectoria» de la misma. No obstante, LA VOZ se ha intentado poner en contacto a este respecto con el delegado episcopal, Alfonso Gutiérrez, sin que haya sido posible (de hecho, desde el Obispado explican que no será posible hablar con él en toda la semana).

Testimonio de caridad

En cualquier caso, el equipo directivo de Cáritas Diocesana asegura que su voluntad es «seguir avanzando en el seno de Cáritas como servicio organizado de la acción sociocaritativa de la Iglesia, que se siente animada por la misión permanente e irrenunciable de dar testimonio de la caridad basada en el amor, defender la dignidad inviolable de la persona y trabajar contra todas las formas de pobreza, opresión, injusticia y desigualdad social».

Al mismo tiempo, desde el colectivo se expresa el «agradecimiento a los voluntarios y trabajadores de Cáritas, a nuestros socios y colaboradores, a la comunidad cristiana y a la sociedad gaditana y ceutí en su conjunto por la confianza y el compromiso admirables que siguen mostrando a la hora de expresar el testimonio de fraternidad con todas las personas, en especial con las más empobrecidas y excluidas, optando por una sociedad más solidaria, justa y participativa. Hacemos un llamamiento al conjunto de la opinión pública gaditana a dirigir su atención a lo que de verdad importa: la dignidad quebrantada de las personas empobrecidas; y a redoblar su compromiso y generosidad con las víctimas de la desigualdad y la injusticia social», concluyen.

Las criptas de de San Antonio

Rafa Burgal / Diario de Cádiz

INICIO

Foto: Diario de Cádiz

Foto: Diario de Cádiz

  • La rehabilitación del templo ha sacado a la luz seis estancias subterráneas
  • En una de ellas se encuentra el posible enterramiento del escultor Jacinto Pimentel
La reforma de las cubiertas de la iglesia de San Antonio ha permitido conocer un poco más qué se esconde bajo sus piedras. Su construcción finalizó en 1669 y a finales del mes de junio se cerró al culto para el inicio de la rehabilitación, con una duración de unos dos meses. Pero para trabajar en la parte alta, hay que conocer la baja primero para intentar evitar cualquier tipo de contratiempo.
El equipo del espeleólogo Eugenio Belgrano, acompañado de Antonio Melero y David Blanco, estuvo trabajando durante dos días en San Antonio a requerimiento del padre Óscar González para investigar el subsuelo de la iglesia. El resultado, el descubrimiento de seis criptas. En una de ellas, bajo el altar de la cofradía de Columna, está el posible enterramiento del escultor Jacinto Pimentel, un hallazgo en el que Belgrano está en estos momentos investigando.
Explica Belgrano que el proceso se inició con la llamada del padre Óscar, que “nos pidió colaborar para averiguar si había alguna cripta subterránea, ante la posibilidad de que se colocaran los andamios y la grúa y se hundiera”. 
A sabiendas que el suelo del templo se colocó en el siglo pasado, comenzaron a trabajar con la dificultad de  no haber entradas al subsuelo. Por ello, en primer lugar realizaron una topografía y estudiaron los posibles emplazamientos de criptas, teniendo en cuenta la orientación que en su día tuvo hacia la calle Torre.  De este trabajo, tras hacerse algunos taladros y utilizar una endoscopia, aparecieron las entradas a las seis criptas subterráneas.
La primera de las criptas se sitúa bajo la torre de San Antonio, que da a la calle Torre. Esta localización fue la más sencilla, ya que, comenta Belgrano, “se abrió hace unos 40 años porque encontramos que habían echado dentro escombros y que la habían intentado rehabilitar porque había una especie de yeso moderno”.
La segunda de ellas es la más importante por el misterio que encierra, ya que bajo el altar de Columna está el enterramiento que, como ya se publicó hace unas semanas, podría pertenecer al escultor Jacinto Pimentel, autor de la talla de Jesús Atado a la Columna. Esta posibilidad ya estaba siendo barajada a partir de los trabajos de investigación que se habían hecho anteriormente sobre el artista.
Bajo el altar, hallaron una bóveda de 3,5 metros de altura y una superficie de unos 24 metros cuadrados. Cuenta el espeleólogo que “cuando metimos la cámara vimos que se encontraba la cripta llena de trozos de madera de ataúdes, como si hubiera habido una limpieza en el pasado. Toda la bóveda está rodeada por un escalón en el que se colocaban los ataúdes en alto para que se descompusieran los cuerpos”.
En una de las esquinas, se encuentra el enterramiento particular atribuido a Pimentel. Un descubrimiento por el que Belgrano ha comenzado a investigar para verificar si es cierto. Entre las dificultades para saber si son del artista está su estado. Tras el estudio inicial realizado por el antropólogo físico Gonzalo Castro Moreno, se ha corroborado que los restos pueden pertenecer al siglo, pero, según Belgrano, “están muy maltratados por la salinidad”, por lo que la comprobación sería muy compleja y costosa.
Una de las claves está en su testamento, que se encuentra en el Archivo Histórico Provincial. Con registro del 9 de enero de 1676 -posible fecha de redacción-, en la cabecera aparece el sello quarto con fecha de 10 de marzo de 1676 -que podría corresponder, según el investigador, con el registro del notario-. Las dudas de Belgrano comienzan cuando intenta confirmar la fecha de la muerte de Pimentel, en Cádiz el 2 de marzo de 1676. Para ello, la pista sigue en el Archivo Diocesano, ya que, tal como cuenta, “ya que todas las personas muertas pasaban por Santa Cruz y se tenía que firmar la partida de muerte”, que se quedaban en este registro. Sin embargo, en ni en 1676 ni en 1677 ha encontrado que muriera algún Pimentel en la ciudad.
A partir de ahí, se abren tres caminos en su investigación: su muerte en 1678 o 1679, que lo hiciera en el hospital de San Juan de Dios y el registro de su muerte esté en este archivo o que lo hiciera fuera de Cádiz. Para esto, tal como reseña Belgrano, aparece la figura de María Guerrero Rivas, su tercera esposa y natural del Jerez, que también podría estar enterrada en la misma cripta que Pimentel al aparecer encima de esta sepultura otros restos, en los que “se puede ver el zapato picudo que utilizaban las mujeres en los enterramientos, aparte de pelo largo”. La delimitación de la fecha de la muerte se debe a que en el poder para testar que firma María Guerrero el 6 de abril de 1679 ya aparece como viuda. Por esto, Jerez podría ser una posibilidad que Belgrano no descarta.
Con todo, y siguiendo con el testamento de Pimentel, se confirman los estudios de otros autores como Francisco Espinosa de los Monteros que indican que su lugar de nacimiento fue en la localidad portuguesa de Vila Real, en el antiguo Reino de Galicia. La fecha se sitúa entre 1599 y 1600, debido a que el casamiento con María Guerrero fue en 1656, a la edad de 56 años. Sin embargo, dentro de la investigación, Belgrano no ha encontrado documentación sobre que se produjera la boda en Cádiz, por lo que baraja que pudiera hacerlo en Jerez.
A las dudas, se le une la redacción del propio testamento, que realiza ya enfermo en cama. En él, se señala que su voluntad era ser enterrado en la bóveda de la capilla mayor de San Antonio de Padua, cuando los supuestos restos han aparecido bajo la talla de Columna. Así, pese a que el registro del Archivo Provincial es de enero de 1676, otros estudios señalan que el testamento se redacta en 1669 y que su voluntad es que sea enterrado bajo su última talla, Jesús Atado a la Columna, algo que quiere aclarar Belgrano.
Para ello, en busca de una respuesta, el investigador está moviendo cielo y tierra entre testamentos de los familiares, los posibles lugares de enterramientos y la pista de la partida de bautismo de Jacinto Pimentel, que quiere conseguir desde Portugal. Con todo, la otra posibilidad que existe sobre el enterramiento en esta cripta es que pertenezca a un mayordomo de la cofradía de Columna, tal como apunta Belgrano.
Siguiendo con las criptas, hay otra estancia subterránea divida en tres espacios bajo el presbiterio, de unos 60 metros cuadrados, separadas entre sí. La teoría de Belgrano es que “en algún momento de la historia se quisieron dar a diferentes familias la oportunidad de enterrarse allí”. De estas tres bóvedas, una de ellas está llena de escombros, posiblemente procedentes de la reforma del suelo a principios del siglo XX. Por último, la sexta cripta se encuentra en el altar situado al otro lado del retablo mayor.
A estas seis criptas se unen una ya conocida y otras cuatro posibles más. Misterios que encierra el subsuelo de San Antonio.

Se nota que en Cádiz tienen un buen obispo

Luis Fernando Pérez Bustamente / InfoCatólica

INICIO

zornoza3

Son ya casi tres años los que Mons. Rafael Zornoza lleva como obispo de Cádiz y Ceuta. Antes había sido obispo auxiliar de Getafe, diócesis joven que tuvo la dicha de contar como primer obispo con un santo varón y magnífico pastor, D. Francisco José Pérez y Fernández-Golfin, de quien está abierta la causa para su beatificación. Este dato ya habla por sí solo, porque como dice el refrán “quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija“. Don Rafael fue mano derecha de don Francisco y co-responsable de unos de los seminarios, el getafense, más vivos y fecundos de toda España. Ruego se me permita presumir de ello, ya que toda mi infancia y gran parte de mi adolescencia la viví en la capital del sur de Madrid.

El caso es que en los últimos días la prensa gaditana ha sido un constante ir y venir de informaciones y artículos críticos con Mons. Zornoza. La escusa ha sido el cese del responsable de Cáritas diocesana. Como ejemplo de lo que se está cociendo en ese amado rincón de la geografía española, voy a reproducir y comentar buena parte de uno de los artículos publicados. El título “Zornoza versus Bergoglio” ya indica por dónde van a ir las cosas. Se trata de oponer al obispo malo con el Papa bueno.

Tras glosar una serie de gestos que, al parecer, servirían para establecer un paralelismo entre don Rafael y el papa Francisco, dice el autor:

Sin embargo, el paralelismo trazado entre ambos es quizás una de las pocas similitudes que se pueden encontrar entre Jorge Mario Bergoglio y Rafael Zornoza Boy.

Bien, vaya por delante que los obispos no son ni pueden ser fotocopias de los papas. Apañados estaríamos si cada vez que cambiamos de Papa, el episcopado en pleno tuviera que cambiar de chip para amoldarse a las características personales, que suelen ser accidentales, del sucesor de San Pedro. Entre los obispos del mundo los hay amables, serios, adustos, dicharacheros, taciturnos, sonrientes, besa-abuelas y besa-niños, tímidos, firmes, conversadores, teólogos, canonistas, pastoralistas, del Aleti de Madrid, del Real Madrid, del Barcelona, del Boca Juniors, del River Plate, de los Dallas Maverichs y de los San Antonio Spurs.

El enésimo conflicto con Cáritas -con dimisiones, sospechas en torno al destino de los fondos, escándalo y divisiones en el seno del Obispado- no es más que la confirmación de que la línea entre sumo pontífice y prelado no puede ser más dispar.

Tiene guasa que con la cantidad de cambios que ha traído el papa Francisco al ámbito de las cuentas vaticanas, se diga eso de la diócesis de Cádiz. Mucha guasa.

El Papa, más preocupado por la descentralización de la Iglesia, Zornoza más bien empeñado en lo contrario: en controlar todas las áreas de la Diócesis en decisiones que ya comienzan a ser cuestionadas por sus subordinados.

Quienes conocen bien la trayectoria del Santo Padre durante su pontificado en Buenos Aires, saben perfectamente que una cosa es que él oiga a todos y otra muy distinta que deje en manos de otros decisiones importantes. Que un obispo quiera controlar todas las áreas de su diócesis no es que sea lo más normal del mundo. Es que es su deber como pastor de la diócesis.

En su gestión, pareció tener claro lo que quería en primera instancia: apostar por reformar la Iglesia gaditana de arriba a abajo. Lo hizo buscando un perfil claro y también distinto al que parece buscar Francisco: conservador en el fondo, atrayente en las formas. Lo que muchos en la Diócesis ya han tildado de «neoconservador». Para encarnar el cambio, también buscó sacerdotes que comulgaran con esta línea. Y para ello no dudó en recurrir a clérigos de un perfil cercano a su concepción de lo que debe ser el sacerdocio hoy y de su entera confianza. Secretario personal, formadores y directores espirituales, párrocos e incluso ama de llaves viajaron con él para ocupar cargos diversos fuertes en Cádiz.

¿Me puede decir alguien qué tiene de raro que un obispo quiera reformar la diócesis que tiene a su cargo y para ello busque sacerdotes que comulguen con sus ideas? ¿acaso va a reformar algo si sus colaboradores más cercanos son de un parecer opuesto?

«El acto ya se tomó como un desprecio a los sacerdotes de Cádiz, como si no fueran válidos para esos cargos», explica un cura de la Diócesis. Sin embargo, también apostó por clérigos de aquí pero las fisuras no tardaron en aparecer. De unos cambios vinieron otros, y luego otros; motivados por ceses y dimisiones.

¿Acaso el nombramiento del G-8, ahora G-9, fue un desprecio al resto del colegio cardenalicio? ¿Quizás el Papa puede elegir a los cardenales de su confianza para tratar con ellos alto tan fundamental como la reforma de la Curia, y el obispo de Cádiz no puede elegir a los curas que quiera para reformar su diócesis?

Critican al obispo gaditano por hacer lo mismito que el Papa hace en Roma.

En estos escasos tres años ya acumula tres vicarios generales de la Diócesis, tres responsables al frente del Secretariado de Juventud (su gran prioridad), dos delegados de Cáritas y dos directores generales de esta institución, dos ecónomos, dos vicarios generales de Ceuta, dos delegados de Pastoral Universitaria (desligando del cargo a los misioneros identes, muy unidos a la universidad), dos secretarios canciller o la desaparición de la Vicaría de Pastoral, fusionada a la General. No consiguió que le aguantara ni un año el Delegado del Año de la Fe en un baile de cambios del que solo se han salvado tres delegaciones.

Bendito es aquel obispo que no se siente prisionero de su nombramientos si se da cuenta de que la persona elegida no era la idónea. Cuántas son las diócesis que tienen que soportar durante años el error en la elección de vicarios y delegados episcopales. Prefiero mil veces un pastor que se equivoca mucho y rectifica más, a uno que se equivoca poco pero no rectifica jamás. Por otra parte, es normal que al llegar a una diócesis nueva el pastor no conozca bien a todo el mundo. Si dentro de 5 años siguiera este ir y venir de nombramientos, se podrá decir que don Rafael no es un fenómeno en esa tarea pastoral, pero es de suponer que poco a poco se irá asentando todo.

Ha decidido también asegurarse el control de un organismo autónomo como el Cabildo Catedral. Para ello, nombró «pro tempore muneris» (durante el tiempo en que ejerzan los cargos que ahora sustentan) a seis sacerdotes que le han garantizado presencia e influencia en la institución.

O sea, el obispo quiere estar rodeado de curas de su confianza en su cátedra. Nuevamente, eso no es criticable. Es mero sentido común, siempre que no se quebrante el derecho canónico respecto a los cabildos.

En su esfuerzo por separarse de la gestión anterior, más espiritual y ‘blanda’, se lanzó a la arena política, entendida ésta como el arte de lanzar redes de control en todas las áreas posibles. De este interés no se escapó el Seminario de San Bartolomé. Zornoza llegó con la intención de darle un impulso para fomentar las vocaciones. De ahí su control férreo hasta el punto de nombrar a su secretario particular y un sacerdote argentino de confianza como directores espirituales del Seminario.

¡Ojo al dato! El obispo de Cádiz quiere tener pleno control sobre…. el seminario de Cádiz. ¡Ea! ¡Toma ya! ¿Y qué ha hecho para ello? Exactamente lo mismo que hizo quien fue su obispo en Getafe. Pues bien, desde ya digo que como el resultado sea el mismo que se consiguió en la diócesis madrileña, en Cádiz no van a saber qué hacer dentro de unos años con tantos y tan buenos curas jóvenes.

Es en esa institución donde incluso llegó a tachar de «populista» el mensaje del nuevo Papa. Y es ahí donde más bajas ha habido. Hoy son 11 los seminaristas de San Bartolomé, después de tres decidieran marcharse a otros seminarios españoles achacando «falta de seriedad» y otros fueran invitados a marcharse «porque no se ajustaban al perfil que buscaba el obispo», según explican fuentes cercanas a San Bartolomé.

Decir que el seminario como institución ha tachado de populista al Papa es una acusación demasiado grave como para soltarla sin pruebas. Respecto a la partida de seminaristas, no es algo que no ocurra en otras diócesis. Convendría saber a qué diócesis se han ido los tres que no han querido quedarse.

Contrariedades que Zornoza ha cubierto con el aumento de la cuota de protagonismo del Camino Neocatecumenal…

Como quiera que cada vez que sale el Camino se monta parda, ni comento ni pienso dejar que se comente esa circunstancia en la zona de comentarios de este post.

En lo caritativo, las hemerotecas también dejan sorpresas. De pasar a pedir el diezmo para los necesitados, ahora se ha visto envuelto en un escándalo relativo a querer realizar una auditoría con supuestos sobrecostes. Un control que, por cierto, realiza con el que ya es su hombre fuerte y alter ego en el Obispado, el ecónomo Antonio Diufaín, empeñado en sacar al Obispado de los números rojos con métodos también criticados por el exdirector de Cáritas.

¡Fíjense ustedes qué grave delito! ¡Contar con un ecónomo empeñado en sacar a la diócesis de los números rojos! ¿Quizás sería mejor contar con uno que la llevara a la ruina? Lo de las auditorías es algo tan habitual en todas partes -Cáritas incluida- que no merece la pena ni abordarlo.

Lejano queda ya el 22 de octubre de 2011 y ese gesto con camiseta del Cádiz incluido. Mucho parece haber llovido en la gestión del que es considerado el mayor exponente de los «golfinianos» (un grupo de curas madrileños espiritualista y conservador, apadrinados por el obispo Francisco José Pérez y Fernández-Golfín). Un obispo que hoy gobierna una Iglesia gaditana dividida entre detractores y defensores de su labor como pastor.

Tiene razón. Mons. Zornoza es el mayor exponente de los “golfinianos”. Pero es que Mons. Fernández-Golfín fue un obispo santo. Un obispo que sacó al sur de Madrid de una postración espiritual y eclesial profunda. Hablamos de una diócesis que en su nacimiento estaba plagadita de “curas rojos”, muy secularizados, con todo lo que eso implica. Si el autor de ese artículo piensa que calificar a su obispo de golfiniano es una deshonra para él, que sepa que lo único que ha conseguido es que la gloria del Señor brille más claramente en ese pastor. Algo así como si se le llamara obispo riverista. De obispos y sacerdotes santos nacen obispos y sacerdotes santos. Bendito sea Dios por ello.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Seglar, casado y padre de tres hijos. Dedicado durante años a la apologética católica en foros, chats y blogs de internet, en la actualidad es director de InfoCatólica. Los artículos de este blog pueden ser reproducidos citando la fuente, salvo prohibición expresa del autor.

“El cuadro de El Greco de Cádiz puede ser precursor del tenebrismo”

Melchor Mateo / Diario de Cádiz
INICIO

IMG_1072.PNG

Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, afirma que la obra del Obispado “ha sido un gran descubrimiento”

El cuadro La visión de San Francisco de El Greco, que pertenece al Obispado de Cádiz, ya se encuentra colgado en el Museo de Santa Cruz de Toledo, donde participará en la gran exposición El Greco: Arte y Oficio, que se enmarca dentro del programa del cuarto centenario de la muerte del pintor cretense.

Esta obra está expuesta permanentemente en la capilla del Carmen en la sede del Obispado en Hospital de Mujeres y salió el martes para Toledo para la muestra que se celebrará entre el 8 de septiembre y el 9 de diciembre.

El presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón Bertrán de Lis, señaló ayer a Diario de Cádiz que este cuadro “en cierto modo ha sido un descubrimiento pues muy raramente ha salido de Cádiz desde el siglo XVIII”. Su importancia es tanta que “algunos expertos califican a esta obra como precursora del movimiento pictórico del tenebrismo porque a diferencia de otras composiciones, el paisaje está totalmente diluido y es monocromo con iluminación nocturna”.

Marañón explica que “la decisión de contar con este cuadro se produjo de manera tardía pues no entraba de los planes iniciales de la exposición”.

La que dio con él fue la comisaria de la exposición, Leticia Ruiz, que también es jefa del Departamento de Pintura Española del Museo del Prado. Esta llamó a Marañón diciéndole que había visto un cuadro en Cádiz “que había que hacer lo imposible para que fuera a Toledo, pero a la vez me avisó que había algunas dificultades para que se autorizase la cesión”.

El presidente de la Fundación El Greco 2014 relata que inmediatamente llamó al obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, al que conocía personalmente de cuando estuvo en Madrid y le hizo la propuesta: “El obispo me dijo que estaba encantado pero también que el traslado tenía que aprobarlo la Junta de Andalucía. De todas formas le preocupaba la polémica que se había creado infundadamente sobre una supuesta salida definitiva del cuadro de la ciudad”. Marañón afirma rotundamente que “esto nunca estuvo planteado” y que le asombra “la fabulación creada al respecto”.

Debido a que no se podía esperar mucho tiempo porque la exposición se inaugura en septiembre de 2014, “al final resultó convencido y dio todas las facilidades para su préstamo que quiero agradecer públicamente. A partir de ahí ya sólo quedaba el permiso de la Junta”. Gregorio Marañón se puso entonces en contacto con el consejero de Cultura, Luciano Alonso, que valorando “altamente” el programa de la conmemoración, que conocía bien por el préstamos del Museo de Bellas Artes de Sevilla, también aprobó decididamente la presencia del cuadro en la exposición de Toledo.

Marañón asegura que Leticia Ruiz “se entusiasmó desde el primer momento que vio el cuadro considerándolo una de las mejores obras de El Greco”.

El presidente de la Fundación explica que lo que ofreció Ruiz es lo que se ha hecho con otros cuadros de El Greco, es decir, “el Museo del Prado, que tiene el mejor taller de restauración de El Greco que existe y que es una verdadera referencia nacional e internacional, lo restauraba de manera gratuita y lo único que piden a cambio es una cesión durante un mes para poderlo exponer como muestra del trabajo que se hace en el taller”. Sin embargo, finalmente los técnicos han visto que está en buen estado y finalmente sólo va a viajar al Museo del Prado para realizar un estudio técnico de la obra “que puede ser muy útil para una futura restauración”.

En la exposición de El Greco: Arte y Oficio, el cuadro perteneciente al Obispado va a coincidir con otras tres obras de la misma temática: una de Monforte de Lemos, que es el primero que pintó; otro que está en el Museo del Prado en la que ya participó el taller de El Greco; y una tercera del Museo de Santa Cruz de Toledo, que es de un seguidor del pintor cretense: “La composición del cuadro la obtuvo El Greco de una pequeña estampa del cherubino Alberti, que siguió un modelo de Tiziano”, aseguró Gregorio Marañón.

Marañón anima a los gaditanos a que visiten el cuadro en Toledo “con el orgullo de verlo entre las grandes obras del pintor y de comprobar la puesta en valor de su cuadro al participar de manera destacada en la conmemoración del IV centenario de la muerte de El Greco”.

El cuadro de El Greco estará en Toledo antes de llegar al Prado

M.M.A. / Diario de Cádiz

INICIO

  • Participará en la exposición ‘El Greco: Arte y Oficio’ y después irá a Madrid para ser catalogada

El cuadro de El Greco La visión de San Francisco que se encontraba en la capilla del Carmen de la sede del Obispado en Hospital de Mujeres, hará parada en Toledo antes de ser trasladado al Museo del Prado para ser catalogado.

Según un comunicado firmado por el delegado episcopal para el Patrimonio Cultural de la Iglesia, David Gutiérrez Domínguez, y que aparece en la página web del Obispado de Cádiz y Ceuta, la obra estará presente en Toledo en la exposición El Greco: Arte y Oficio, de la que es comisaría Leticia Ruiz, jefa de Pintura Española del Museo Nacional del Prado y que se celebrará en el Museo de Santa Cruz de Toledo.

La participación de la obra perteneciente al Obispado y que es fruto del legado testamentario del obispo Lorenzo Armengual de la Mota, se produce por la petición de Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, que coordina todos los actos y exposiciones que se están realizando para conmemorar el 400 aniversario de la muerte de este pintor cretense.

En la exposición van a participar, según afirma David Gutiérrez Domínguez, varios de los museos más importantes del mundo con obras maestras de este artista. En concreto la obra gaditana va a ser la pieza central del espacio dedicado a San Francisco, en el ámbito dedicado a las obras maestras del pintor, titulado De la mano de El Greco. Entre las 94 obras que se reunirán, según aparece en el comunicado, hay algunas que nunca se han expuesto en España.

David Gutiérrez afirma que al tratarse de un cuadro incluido dentro del ámbito de protección del Hospital de Mujeres, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), se ha solicitado y obtenido la autorización de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para su traslado a la exposición y el posterior estudio en las instalaciones del Museo del Prado.

La obra salió de Cádiz el pasado día 19 y seguirá el siguiente itinerario: en primer lugar el cuadro irá al Museo de Santa Cruz de Toledo para participar, como una de las obras principales, en la exposición anteriormente citada, que tendrá lugar entre el 8 de septiembre y el 9 de diciembre de este año.

Después se trasladará al Museo del Prado, donde se realizará el estudio técnico de la obra para su inclusión en el Catálogo Razonado de la obra completa del pintor.

Según informa el Obispado en el comunicado, el cuadro está asegurado en todo momento con una póliza de cobertura “a todo riesgo” en su modalidad “clavo a clavo” por un valor de 25 millones de euros. La supervisión de las medidas de conservación de la obra durante su recepción, traslados, período de exposición, estudio y devolución están a cargo de Rafael Alonso, Premio Nacional de Restauración y Conservación y uno de los referentes internacionales de mayor prestigio en la obra de El Greco.

La vuelta del cuadro a Cádiz está prevista para el próximo mes de enero de 2015, “con el valor añadido de haber sido dada a conocer en esta exposición que será difundida internacionalmente y a la que se prevé que acudirán millares de personas”.

El cuadro consiste en un óleo sobre lienzo “de mano” de El Greco que representa la famosa visión de San Francisco y está fechado en el año 1595.

30 inmigrantes de la última oleada en Tarifa son acogidos en la ciudad

Rafa Burgal / Diario de Cádiz

INICIO

Uno de los inmigrantes acogidos en Cádiz. /Fito Carreto

Uno de los inmigrantes acogidos en Cádiz. /Fito Carreto

  • El Secretariado de Migraciones del Obispado de Cádiz y Ceuta se encarga de dar alojamiento a estas personas, que se encuentran en el centro Tartessos con la colaboración de Cardijn

Los 14 kilómetros que separan África y Europa marcan el camino de la esperanza para miles de personas que cruzan el estrecho de Gibraltar en busca de un futuro mejor. Para ello, en el viaje ponen en juego casi lo único que les queda, su vida.

La llegada de más de 1.200 inmigrantes la pasada semana a Tarifa ha puesto a prueba tanto a las fuerzas de seguridad del Estado como a las diferentes organizaciones que trabajan para la atención de estas personas. Una oleada de embarcaciones llegadas desde el norte de África que han obligado a redoblar los esfuerzos.

En Cádiz, el Secretariado de Migraciones del Obispado de Cádiz y Ceuta está colaborando con la Policía Nacional para dar cobijo a estas personas antes de emprender de nuevo su viaje hacia su lugar de destino. Los pisos de acogida de inmigrantes del centro Tartessos, en los que esta institución trabaja con la colaboración de la asociación Cardijn, están hospedando a 30 subsaharianos de los que llegaron a Tarifa la pasada semana, de los que 24 son hombres y seis mujeres. En total, esta residencia ha proporcionado un hogar momentáneo durante los meses de junio, julio y agosto a 256 personas.

Normalmente, tal como explicó el director del Secretariado de Migraciones del Obispado de Cádiz y Ceuta, el sacerdote Gabriel Delgado, la estancia en el centro es de unos días, el tiempo suficiente para que estas personas puedan contactar con gente cercana para marcharse al destino que ya tenían fijado. “En el centro, los inmigrantes pueden descansar unos días y tomar contacto con las redes sociales, familiares y compatriotas. Una vez que tienen ya sus contactos, organizan su viaje”, contó.

Una pequeña parada en el camino de los inmigrantes llegados desde el norte de África en la que es vital la acción de las ONGs para dar respuesta a las necesidades más básicas. Desde el Secretariado de Migraciones, tal como apuntó el sacerdote, “les proporcionamos alojamiento, comida y, en algún caso, ropa y calzado”. A esto, se añade la asistencia sanitaria ante las heridas provocadas por tan peligroso viaje, lo que puede alargar la estancia unos días más.

Esta acogida de emergencia se diferencia de la permanente, en la que los inmigrantes están mucho más tiempo para formarse y buscar trabajo.

Este trabajo es solo una pequeña muestra de la acción solidaria que se está ejerciendo por toda España, ya que las grandes organizaciones humanitarias que disponen de capacidad para el alojamiento están recibiendo a estas personas para darles un techo durante unos días. Este proceso se está realizando una vez que la Policía Nacional realiza la labor de reseñar a los inmigrantes que han llegado a la costa gaditana. Para ello, se ha tenido que redistribuir por las comisarías de toda la provincia para hacer esta acción con la mayor rapidez posible ante la incapacidad para realizar todos los registros solo en Algeciras. Así, según los datos aportados por el Sindicato Unificado de la Policía el martes, por la Comisaría Provincial de Cádiz habían pasado 100 personas, mientras que en las de San Fernando, El Puerto y Jerez habían estado 50 en cada una de ellas.

Con todo, Gabriel Delgado señaló sobre la función del Obispado que “siempre hemos sido muy sensibles y próximos a estos problemas. Desde los 90, cuando apareció la aglomeración de inmigrantes en las costas de Tarifa y Ceuta, la Iglesia ha acogido a inmigrantes y seguimos en esta tarea”.

Zornoza versus Bergoglio

J.C.C. / La Voz de Cádiz

INICIO

Trasladan a Madrid el cuadro de El Greco para su restauración

M. Mateo / Diario de Cádiz
INICIO

El Obispado no ha dado a conocer el tiempo que va a permanecer en el Museo del Prado ‘La visión de San Francisco’

IMG_1041.JPG

El cuadro de El Greco La visión de San Francisco de Asís, que se encontraba en la capilla del Carmen en la sede del Obispado en Hospital de Mujeres, ha sido trasladado a Madrid para ser restaurado en el Museo del Prado, según aseguraron ayer varias fuentes de la Iglesia gaditana.

El Obispado no ha hecho anuncio alguno sobre el traslado del cuadro, algo que ha causado extrañeza en algunas de las fuentes consultadas por este periódico.

El Obispado había iniciado las gestiones con el Museo del Prado para proceder a la restauración del cuadro. En principio, este acuerdo también iba a llevar aparejado, además de la restauración, la exposición de la obra en el Prado durante un tiempo que no se ha determinado. A cambio de ello el Museo pagaría un canon al Obispado por el tiempo en el que estuviera expuesto, por lo que la Iglesia obtendría unos ingresos extras por ello.

Hay que tener en cuenta que a este cuadro le ha perseguido la polémica en los últimos meses. Para empezar la Junta de Andalucía abrió un expediente ante los recelos que despertó en esta administración ante la posibilidad de que el cuadro marchara para Madrid de una manera indefinida. Sin embargo, este expediente fue archivado porque fue extemporáneo, es decir, no podía actuar la Junta sobre algo que todavía no se había solicitado.

En cualquier caso, el cuadro está protegido como Bien de Interés Cultural, por lo que todo el proceso ha de contar con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio de la Junta, no sólo al proceso de restauración, sino también a todo lo que se refiere a las condiciones del traslado y a los seguros que se tienen que contratar para este tipo de operaciones.

El Obispado, en su día, cuando se inició el expediente de la Junta de Andalucía, afirmó que conocía todo el proceso administrativo que conllevaba la intervención en un BIC por la experiencia con otros bienes anteriores. De hecho, la capilla del Carmen fue restaurada al completo y se abrió al culto en 2010. Se tocó todo salvo el altar mayor y el cuadro de El Greco.

La dimisión del anterior vicario general, José Luis Caburrasi, también se vinculó a su negativa al traslado de este cuadro a Madrid, pero desde el Obispado se negó de manera oficial este hecho. Precisamente la dimisión de Caburrasi, que también era rector de esta capilla, provocó que este lugar se tuviera que cerrar al culto ante la ausencia de un sacerdote que se hiciera cargo de ella.

Hasta ahora esta capilla se podía visitar, al igual que el cuadro de El Greco con un donativo de tres euros, para lo cual había un cartel en la sede de Hospital de Mujeres que ya ha desaparecido.

La restauración de la obra del cretense Domenikos Theotokopoulos se va a llevar a cabo en el año que se cumple el cuarto centenario de este artista con obras como El Caballero de la mano en el Pecho o El entierro del Conde Orgaz. Precisamente para esta conmemoración se han organizado numerosas exposiciones en Toledo, que es en el lugar en el que desarrolló buena parte de su obra y hasta el 5 de octubre habrá otra en el Museo del Prado titulada El Greco y la modernidad.

La obra de La Visión de San Francisco de Asís se calcula que está pintada entre los años 1597 y 1607 y está incluida dentro del estilo manierista.

Colectivos laicos salen en defensa del obispo Zornoza

Diario de Cádiz

INICIO

Colectivos laicos salen en defensa del obispo Zornoza

Diversos grupos laicos de la Diócesis de Cádiz y Ceuta realizaron en el día de ayer un comunicado en el que apoyaron la gestión del obispo Rafael Zornoza Boy.

Cabe recordar que el 8 de agosto monseñor Zornoza destituyó a Juan Luis Torrejón Vargas, director de Cáritas debido a las desavenencias que se habían producido en el equipo director de esta ONG. Sin embargo, Torrejón envió una carta en la que arremetía contra el delegado episcopal de Caritas, el ecónomo del Obispado y contra el propio Zornoza y decía que había sufrido presiones para pagar asuntos del Obispado que no le correspondían a Cáritas.

Torrejón también hacía alusión a que la medida que había tomado el obispo suponía un desprecio hacia el papel de los laicos dentro de la iglesia gaditana

En el comunicado se dice que todos los colectivos firmantes apoyan a Zornoza “en su labor pastoral y social”. Asimismo, le muestran su agradecimiento por el impulso a la Nueva Evangelización que ya comenzara su antecesor, el obispo Antonio Ceballos Atienza.

Estos colectivos laicos valoran de Rafael Zornoza Boy “su cercanía personal y su esfuerzo por estar presente en todo”, lo que les ayuda, según los mismos, “a implicarnos cada vez más con las personas necesitadas”.

Además, también le agradecen sus esfuerzos “por erradicar el clericalismo y darnos el protagonismo que nos corresponde en la iglesia, que somos todos”.

Por último, le alientan a seguir en la línea del Papa Francisco “de renovar las estructuras eclesiales desde dentro, con la mayor transparencia, aunque eso suponga críticas e incompresiones como está sucediendo en toda la Iglesia.

En este grupo están los llamados Equipos de Nuestra Señora, Camino Neocatecumenal, Cursillos de Cristiandad, Grupos de Oración y Alabanza, Cenáculo Joven, Hogares Nazareth, Grupo San José Movimiento Familiar Cristiano, Proyecto Raquel, Focolares, Proyecto David, Cádiz Educa en Libertad, Asociación de Scouts Católicos de Cádiz y Ceuta, la pequeña Compañía de Jesús, la Fundación Valvanuz, Spei Mater entre otros, que ya no llega a especificar el comunicado.

Destituyen al director de Cáritas y éste arremete contra la cúpula del Obispado

Melchor Mateo / Diario de Cádiz

INICIO

  • El delegado episcopal aclara que los motivos son por diferencias dentro del equipo directivo de la institución

La llegada en agosto de 2011 del obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza Boy, ha traído consigo en todo este tiempo innumerables cambios a todos los niveles para que el madrileño pudiera colocar a gente de su confianza. Uno de los equipos a los que se le dio la vuelta como un calcetín, la dirección de Cáritas se ha roto tras la destitución del hasta ahora director Juan Luis Torrejón Vargas, que ha estado en el cargo junto a las otras tres personas que lo integran, sólo desde octubre de 2013.

Sin embargo, esta decisión ha venido acompañada de polémica por la carta que envió el director saliente, Juan Luis Torrejón Vargas, “a la atención de los que formamos Cáritas diocesana de Cádiz y Ceuta”, el mismo día en el que se lleva a cabo su destitución por parte del obispo. En esa misiva arremete contra el delegado episcopal de Cáritas, el padre Alfonso Gutiérrez; el ecónomo diocesano, Antonio Diufaín; y contra el propio obispo.

En este sentido dice que los motivos reales por los que ha sido destituido son las diferencias que ha tenido con estas tres personas. Con respecto al ecónomo diocesano y al ecónomo, habla de que las diferencias “han venido por las continuas presiones” que dice que ha sufrido durante el curso para que Cáritas pague gastos que no son de esta institución sino del Obispado.

Para ello pone como ejemplo el que “nos querían obligar a pagar una auditoría que el obispado había encargado a una empresa y cuyo coste para Cáritas era de 13.000 euros, habiendo además presupuestos más baratos”.

El otro asunto en cuestión del que habla en la carta es que le enviaron un contrato de alquiler “para que paguemos 200 euros mensuales al obispado por un local que cedieron para Cáritas” y en el que asegura que esta institución ha pagado 70.000 euros: “En definitiva, dedicar dinero de Cáritas a otros fines de la Iglesia”.

Torrejón afirma que el paso que ha tomado el obispo le ha causado dolor y califica la decisión como “absolutamente precipitada”. Así, afirma que “no muestra más que el menosprecio hacia el papel de los laicos dentro de la Iglesia, menosprecio que sólo servirá para que las personas se continúen alejando cada vez más”.

El delegado episcopal para Cáritas, Alfonso Gutiérrez señaló que los dos motivos a los que aludió el ya ex director en su carta “son sólo dos botones de las diferencias que ha habido en el equipo durante todos estos meses”. Gutiérrez también fue víctima de la dura carta de Torrejón Vargas ya que lo acusó de no estar preocupado por el bien de Cáritas y que “apoyado por la secretaria general ha ido dificultando cualquier decisión hasta llegar a actuar a mis espaldas y con absoluta deslealtad”.

El propio Gutiérrez envió otra carta que servía de contestación a la primera de Torrejón y en la que decía que el motivo real del cese “es la manifiesta y reiterada divergencia que se viene produciendo en el seno del equipo directivo a lo largo de este año”, pero fija en un asunto la chispa que provocó todo el incendio.

Según lo que aparece en la cartel del padre Gutiérrez, el 22 de julio el todavía director de Cáritas le comunicó el cese de la secretaria general y el nombramiento a partir del 1 de agosto de una nueva persona que asumiría este cargo. El delegado episcopal explica que la decisión la tomó de manera unilateral, sin contar con deliberación y sin contar con la aprobación de Gutiérrez, algo que es preceptivo según el artículo 18 de los estatutos de Cáritas.

Pese a la advertencia y a la opinión contraria del delegado episcopal, el director comunicó verbalmente el cese a la secretaria general. El padre Alfonso Gutiérrez dejó en suspenso esta decisión haciendo uso de una facultad que aparece en los propios estatutos y aceptó la propuesta del director de que sea el propio obispo quien dirima la diferencia de criterio.

Mientras tanto, tal y como aparece en el escrito que mandó Cáritas, el director escribió en reiteradas ocasiones al obispo diciendo que si su decisión de cambiar a la secretaria general no es aceptada, sólo cabe el cese de su cargo como director, ya que no contempla la vía de la dimisión.

Esta situación no era la primera vez que ocurría, la de imponer un criterio particular y en alguna ocasión incluso se había pedido la mediación externa de Cáritas Española. Todo eso es lo que fue deteriorando la unidad del equipo. Como dijo más adelante “se ha tratado de diferencias de criterios naturales en una organización humana, que podían haberse salvado, pero cuya solución no ha sido posible por falta de talante”.

Aunque a juicio de Gutiérrez, los asuntos de la auditoría y el alquiler no han sido los motivos de esta destitución, sí reconoce que también se han producido diferencias. Con respecto a la auditoría, Alfonso Gutiérrez señaló a este periódico que todos estaban de acuerdo con que se hiciera en toda la diócesis y en Cáritas en particular porque eso podía ayudar a trabajar de manera más eficiente con el menor coste posible. El tema se centraba en una disparidad de criterios sobre el coste de la misma y la empresa que se contrató. De hecho, el resultado es que se ha hecho en toda la diócesis y ha quedado en suspenso en Cáritas.

Con respecto al alquiler de los 200 euros, afirma que corresponde a un local en el que no había quedado clara la relación contractual entre el Obispado y la Iglesia, pero Gutiérrez volvió a insistir en que estos no han sido los problemas de la destitución.

Asimismo, pese a todos los problemas surgidos, en su carta agradeció la labor que ha hecho en este curso y dejó claro que los problemas que ha habido internamente no se han trasladado a la atención a las personas usuarias de esta institución ni a sus programas.

De momento se está a la espera de que se tome una nueva decisión para nombrar a un nuevo director, aunque también se puede dar la posibilidad de que se cree un equipo completo nuevo. De hecho, eso fue lo que ocurrió hace menos de un año.

El director saliente es un isleño licenciado en Pedagogía por la UNED y procedía de la iglesia de Buen Pastor de San Fernando,donde había estado colaborando para Cáritas.

Un período marcado por los cambios y la mano férrea

  • La gestión de Zornoza empieza a ser cuestionada entre algunos párrocos y organizaciones laicas

Un cura de barrio decía hace poco a un periodista de este diario que mientras que ellos no saben ya cómo acudir a tantas necesidades que se les presenta cada día con personas que están pasándolo mal, desde el Obispado se les reclama con cierta insistencia sus aportaciones al Fondo Diocesano Común.

En el cabildo catedralicio tampoco se han librado y de vez en cuando se han pedido aportaciones que han sido rechazadas en las votaciones. El resultado, casualidad o no, es que el obispo nombró a seis canónigos nuevos de su total confianza bajo la fórmula de ‘pro tempore numeris’, es decir, son cargos que van directamente relacionados con los que tienen en la diócesis. Si dejan de ejercerlos, tampoco serían canónigos de la Catedral. De momento, ya casi tiene controlada la mayoría del órgano.

A final de mes se cumplen tres años del nombramiento de Rafael Zornoza Boy como obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta. Venía a sustituir a Antonio Ceballos Atienza, que había permanecido en esa responsabilidad durante 17 años.

Desde entonces Rafael Zornoza ha ido cambiando a todos los responsables de la iglesia gaditana poniendo en los puestos de responsabilidad a personas de su confianza, tanto que de los anteriores responsables de secretariado sólo queda al frente Manuel de la Puente, que está en el de Medios de Comunicación Social.

Otro de los nombramientos que tampoco ha perdurado fue el del vicario general de diócesis, José Luis Caburrasi, que dimitió de un día para otro y fue sustituido por Fernando Campos.

Zornoza es un hombre que pertenece al ala más conservador de la Iglesia, como el anterior presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, que fue precisamente el que firmó su nombramiento para que se trasladara desde Getafe a Cádiz.

En estos tres años lo que ha sido un cambio de personas al mando del Obispado, que puede ser hasta cierto punto lógico, ha provocado malestar en muchos de los curas de la diócesis sobre todo porque también se ha dado un giro en la gestión y en las preferencias sobre los temas a los que se tienen que dedicar. De hecho, ya ha habido algunos sacerdotes y párrocos que han entrado en contacto unos con otros para intentar darle vía al descontento y que se les escuche.

La relación con los laicos tampoco es mucho mejor. Este periódico ha podido saber que algunos colectivos también están empezando a hacer sonar los tambores de guerra y están organizando una convocatoria entre todas ellas para tratar de analizar la situación.

Quienes han conocido a los dos últimos obispos dicen que son la noche y el día. Mientras Ceballos huía de hacer política dentro del Obispado, cosa que dejaba en manos de sus hombres fuertes, y se centraba más en el ámbito espiritual, a Zornoza sí le gusta tener controlado de forma férrea todos los resquicios de la diócesis que dirige.

Y lo que está ocurriendo ahora es que se está abriendo la distancia entre la cúpula de la diócesis y las bases, tanto a nivel religioso como laico.